domingo, 27 de junio de 2010

Treme- "I just want my city back"

> Bueno, ya es hora de volver por aquí, porque entre otras cosas últimamente he visto mucho digno de mención, y hace nada saqué ganas y un poco de tiempo para hacer algo que llevaba deseando desde hace mucho, pero que por pereza más que nada nunca me animaba a hacer, pero como todo en esta vida llega un momento en el que estas hasta los cojones de algo y sabes que pudiendo y queriendo cambiarlo, sería de una estupidez inhumana, o mejor dicho bastante humana quedarse sin hacerlo sólo por pereza. Tranquilos, no me he apuntado a ninguna secta ni he matado a ningún profesor por mandarme a septiembre, aunque todo llegará, siempre me ha parecido una idea muy atractiva la de meterme en una secta a salvar a jóvenes almas de su engaño, por supuesto jóvenes almas femeninas, si no pierde gracia y todo su toque romántico-erótico, o por lo menos todo su toque romántico-erótico con el que me sentiría a gusto, y para aburrirme y sentirme decepcionado me pongo Caprica. Damn It, modestia aparte, me ha quedado una intro más que digna (para mí, tampoco me podéis pedir que escriba mucho mejor, que ya nos conocemos todos) para hablar del regreso de True Blood, no olvidéis que he mencionado la palabra erótica, inhumano, y secta, bueno vale, esto último es agua pasada, podría haber dicho algo de almas rubias con sonrisa bizarra incluida. Pero no. A lo que iba al principio, he decido dar el paso definitivo y mandar al diablo a Windows, y me he pasado a Linux, concretamente a la distro Ubuntu, que es más libre, bonito, y barato, y sí soy consciente de que los que estáis leyendo esto, muy posiblemente no os habéis gastado un duro en vuestro Windows, amigos de la pata de palo. Pero oye, es un argumento que está ahí, como la falta de virus. Lo primero decir que me he adaptado en un par de días, y que es sencillísimo usarlo al nivel que usaba Windows, pero por supuesto quedarse ahí no tendría sentido, así que a lo largo de este verano caerán muchos manuales linuxeros para aprender más cositas, que vale, para ligar no es un tema que tenga mucha utilidad, pero para entretenerte por las mañas libres, no está mal. O por la noche, aunque yo soy más de lectura ligera antes de irme a dormir, un poco de Aristóteles, algo de Walter Benjamin y a soñar con Kim Dickens y Lucia Micarelli tocando el violín.

Sí lectores, todo este rollo para daros tiempo a huir antes de hablar de la primera temporada de Treme, porque espero que después de este post no os quede otra que meteros una maratón de las de no moverse ni para ir al baño con Treme, que hablando rápido y mal, y con justicia ya que nos ponemos, es una puta maravilla. David Simon lo ha vuelto a hacer, no puedo decir que me haya sorprendido la calidad de la serie, cuándo uno ha visto The Wire (vergüenza me da, pero he de admitir que todavía no ha caído Generation Kill) de ese genio no se espera nada por debajo de la obra maestra. Sí, es exigir demasiado, pero el tío te se lo ganó a pulso recreando el sistema político, educativo y las calles de Baltimore. Y aunque creo que resulta evidente, estoy hablando en términos de calidad, porque Treme y The Wire no se parecen absolutamente en nada en cuánto a tema argumental, pero claro, ambas comparten el realismo al contar las historias, la grandeza de los personajes, por escribirlos tan de carne y hueso (aunque todo esto mucho más acentuado en Treme), y la manera de contar muchas historias de diferentes personajes a ritmo lento, de calidad, y que se van formando poco a poco hasta el final. Y es que uno de los puntos esenciales de la serie, son sus personajes tan humanos y realistas, y el trato minucioso de la New Orleans post Katrina, de la cuál queda muchísimo por contar, muchos problemas que llegarán en las siguientes temporadas.

Las historias que se entrecruzan en esta primera temporada son aunque suene repetitivo dolorosamente reales, sin aditivos, ni grande golpes de efectos o giros de guión típicos en todo drama. Treme es una historia seria y fiel a la realidad que retrata la vida de diferentes personajes y los reveses contra los que todos tuvieron que luchar después de la tormenta. Y aunque son mayoría, no todos los protagonistas son músicos. Ahí tenemos a Janette por ejemplo, una chef que a duras penas puede mantener su restaurante y que tendrá que hacer todo lo posible para mantener un sueño que ya se le escapa de las manos. Genial trabajo el de Kim Dickens en este papel, y creo que nunca lo he dicho por aquí, pero adoro a esta actriz y en esta ocasión lo borda.

Me quiero contener y no soltar spoilers, porque creo que Treme no la ha seguido tanta gente como esperaba, y espero que los que se pasan por aquí se animen, porque es una auténtica maravilla. Sobra decir que no es para todo el mundo, obviamente, pero sobre todo si no te interesa la música, especialmente el jazz, soul y demás, es posible que algunas escenas te acaben aburriendo demasiado, pero de todas formas, por las historias, los personajes, el retrato de un ciudad desbordada por las circunstancias y la grandeza de los guiones deberías animarte a darle una oportunidad. Y por supuesto si disfrutas de este tipo de música, es imprescindible, más que nada por que en el caso de que las historias estuviesen mal escritas, y los personajes no estuviesen ni la mitad de bien construidos de lo que lo están, sólo por las escenas musicales sería una serie cojonuda. Pero el caso es que lo tiene todo, diría que borda la perfección con esta mezcla tan bien equilibrada entre música e historias, mezcla necesaria claro, que para algo estamos hablando de New Orleans, pero no me andaré con remilgos, esta primera temporada ha sido una obra maestra, perfecta. Personajes de carne y hueso, múltiples tramas escritas de una forma brillante, actuaciones de diez, un amor y cuidado por la música espléndido, y por supuesto, aunque es secundario, una calidad de guest star acojonante. (SPOILERS sobre la gente que sale, solo digo nombres, pero mola llevarse la sorpresa) Kermit Ruffins, John Boutté, Elvis Costello, y atención, la grandísima, la inigualable, the fucking queen, Irma Thomas!

Poco más que decir, es una serie que te deja sin palabras, ya sabéis, de esas obras tan conjonudamente brillantes que no puedes describir realmente con palabras, esto hay que verlo.


PD: ¿He dicho que es una series realista en todos sus aspectos?

PD2: Son 10 episodios de una horita, así que la pereza que suele impedir que empecemos una serie no es excusa, ale, a disfrutar.

5 comentarios:

satrian dijo...

Impresionante he disfrutado como nunca con esta serie, con su música, con sus actores, con sus personajes, con su trama, con su ciudad, de nuevo David Simon me ha vuelto a conquistar.

RAVEN212 dijo...

Pues yo creo que la voy a apuntar a mis futuras, que aunque son muchas, tarde o temprano tendre que empezar. Vi el piloto y me paso justo lo que comentas, demasiada lentitud, y venia de ver The Shield, no me gusta tanta calma, tanta lentitud y no segui viendola, pero no me parecio mala, sino inadecuada para ese momento, que sepas que gracias a tu post, la voy a dar una oportunidad cuando termine Sopranos y The Wire.

Genial post compañero!!! En breve te enlazo como dios manda en mi blog con su correspondiente foto!!

Un saludo y un abrazo!!

Kratos dijo...

satrian- Para mí, sin duda, la serie de la temporada.

RAVEN212- Treme es eso, una delicia de ritmo lento, a ver si en otro momento te entra mejor. Con The Sopranos y The Wie vas a disfrutar de lo lindo.

Otro abrazo para tí!

fon_lost dijo...

A mi me ha encantado y me ha enamorado a partes iguales. Ha sido toda una sorpresa, y hay personajes que me han dejado enamorado (Janette, LaDonna, Toni y Cray).

Kratos dijo...

fon_lost- Sus personajes son de lo más realistas que ha dado este mundillo en los últimos años, por lo menos de las series que yo he visto. Una pasada de serie.